Las condiciones meteorológicas actuales de altas temperaturas y ausencia de precipitaciones están favoreciendo el desarrollo del oídio (Uncinula necator) sobre el cultivo de la vid.

Hay que tener cuidado en parcelas con mucha vegetación, que impida el paso de la luz y con mala aireación del interior de la cepa porque son condiciones que favorecen el desarrollo del oídio .

La humedad relativa alta y temperaturas entre 20º y 27º son condiciones óptimas aunque hasta los 35º pueden germinar las conidias.

Una medida cultural importante es la eliminación de las 2-3 hojas basales del sarmiento donde está el racimo, así como la eliminación de brotes secundarios o sarmientos sin fruto ni aptitud de madera para el año siguiente, de manera que se facilite la aireación de los racimos y su mayor y su mayor exposición a los tratamientos preventivos que se han de hacer contra la enfermedad.