La jardinería, cuestión de profesionalidad.

Siniestralidad y falta de profesionalidad de algunas empresas lastran el desarrollo del sector.

En el periodo diciembre 2017 – noviembre 2018 , en España se registraron 478 accidentes laborales mortales. Nada en nuestras calles, jardines y edificios señala la tragedia personal que hay detrás de cada cifra oficial.

La jardinería, ¿una profesión de riesgo?
El Observatorio Estatal de Condiciones de Trabajo, en su informe “Actividades prioritarias en función de la siniestralidad. Año 2017” , que permite “detectar a grandes rasgos aquellos colectivos con mayor riesgo o probabilidad de sufrir accidentes de esta índole”, confirma que Servicios a edificios y actividades de jardinería es una de las actividades que ha registrado en los últimos años alarmantes índices de incidencia de accidentes en jornada de trabajo.

La jardinería exige profesionalización.
La jardinería no es una profesión peligrosa pero la jardinería exige profesionalización. La especialización de algunas tareas, la peligrosidad de algunos materiales, maquinaria y herramientas, las condiciones físicas y ambientales en las que a menudo se desarrollan los trabajos, en altura o rodeados de tráfico o en medio de una maraña de cables eléctricos e instalaciones olvidadas, hacen que no cualquiera pueda garantizar un buen servicio.

Mas información.