PRESENTACIÓN

El sector agrícola ha experimentado un importante avance en estos últimos treinta años, sobre todo en el sureste peninsular y en algunas zonas de Canarias. Dicho crecimiento ha sido posible gracias a la aplicación de técnicas de producción intensiva, pero sin duda las estructuras invernadas las que han dado un impulso definitivo a esta nueva agricultura tecnológica.

Durante estos años ha existido una importante evolución tanto en las características de las estructuras como en la proliferación de las mismas llegando a cubrir buena parte del paisaje agrario costero. Todo ello genera una serie de riesgos que muchas veces no son tenidos en cuenta pero que sin embargo suponen un riesgo potencial de accidentes.

Como cualquier actividad laboral también la construcción de invernaderos está sujeta a la Ley 31/95 sobre Prevención de Riesgos Laborales con toda la legislación que la misma conlleva: herramientas, manipulación de cargas, trabajos en altura, trabajos de soldadura, riesgos eléctricos, etc. Incluso la posible simultaneidad de ciertos trabajos haría en muchas ocasiones necesaria la existencia de una coordinación de obra.